Viernes, 24 Noviembre del 2017
   
Texto
Banner

Humedales de Ite - LA ARQUEOLOGÍA DE ITE

Indice del artículo
Humedales de Ite
LOS HUMEDALES
IMPORTANCIA Y BENEFICIO DE LOS HUMEDALES
LOS HUMEDALES COMO HÁBITAT DE AVES ACUATICAS Y MIGRATORIAS
LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA
LOS RECURSOS NATURALES Y EL ECOTURISMO
POTENCIAL TURISTICO DE LOS HUMEDALES Y LAS AVES
LOS HUMEDALES DE ITE
PRINCIPALES AMBIENTES DE LOS HUMEDALES DE ITE
LAS AVES DE LOS HUMEDALES DE ITE
DISTRIBUCION ORNITOLOGICA EN LOS HUMEDALES DE ITE
OTRA FAUNA VERTEBRADA
LOS HUMEDALES DE ITE, AREA DE IMPORTANCIA PARA LA CONSERVACION DE LAS AVES
LAS AVES (Extraído de Navarro & Benítez 1995)
IDENTIFICACION Y OBSERVACION DE AVES (Extraído de Velarde 2002; INRENA 2005)
LA ARQUEOLOGÍA DE ITE
MERCADOS Y FLUJO TURISTICO EN LA REGION DE TACNA
GLOSARIO
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
LISTA SISTEMATICA DE LAS AVES DE LOS HUMEDALES DE ITE
Todas las páginas

XVI. LA ARQUEOLOGÍA DE ITE


El poblamiento en Tacna, en su tiempo arcaico, se inició con la presencia de pequeños grupos humanos de cazadores y recolectores, cuya economía era básicamente de supervivencia. Definieron su hábitat en el altiplano, valles intermedios, lomas y el litoral costeño. En el distrito de Ite, existen sitios arqueológicos que han sido identificados para el Arcaico como los casos de la quebrada y lomas de Tacahuey, ubicados al norte de los actuales humedales de Ite. Es probable que en la terraza marítima ubicada al este de los Humedales de Ite, Punta Picata y lomas del Alfarillo hayan existido asentamientos de esta época, de acuerdo a las escasas evidencias de superficie (material lítico) que el programa Qhapaq Ñan ha recuperado.

Al parecer, las poblaciones de economía marítima hacia el milenio final de la era antes de Cristo, consolidaron su actividad y se lanzaron en busca de nuevos espacios productivos y de recursos ecológicos atractivos como: desembocaduras de los ríos, las quebradas con aguas temporales que desembocaban al Pacífico y los sectores bajos y medios de los valles. Este fenómeno, conocido como El Formativo, permitió el real despegue de la actividad agrícola, ganadera, tráfico de bienes y el de la actividad artesanal en lo que corresponde, fundamentalmente, al conocimiento de la cerámica y el tejido en algodón y lana. En Ite, las poblaciones del Formativo se asentaron fundamentalmente en los cauces medios e inferiores de las quebradas húmedas como el caso del sitio “Los Morrilos” ubicado en la quebrada “El Alfarillo” y en las lomas de “Punta Picata”; ambos sitios situados al norte de los Humedales de Ite.

En la región, los contactos con el altiplano y la cuenca del Titicaca se fueron intensificando, al igual que otras actividades productivas de corte local y regional. En Tacna, el proceso es evidente a partir de los 800 años después de Cristo, con la llegada de colonos del entonces floreciente Estado Tiwanaku, quienes ocupan selectivamente espacios productivos en los sectores medios de los valles de Locumba (sitios arqueológicos: Alto El Cairo, Ticapampa, Guaylata, Conostoco, San Antonio), Sama (Sama la Antigua) y Caplina (Magollo, Para y Calientes-Tocuco). Los Tiwanaku, introducen aportes en la agricultura, ganadería, ideología, tecnología, cerámica, textilería y en los patrones de asentamiento. Cultivaron con intensidad el maíz, ají, zapallo y otros; cuyos excedentes eran trasladados en grandes caravanas de llamas hasta la populosa urbe y capital del Estado Tiwanaku. Probablemente durante la época Tiwanaku, gracias al intenso desplazamiento entre la costa y el altiplano, se hayan definido las primeras rutas o vías estables de intercomunicación regional. En el distrito de Ite, a la fecha no se han reportado evidencias culturales de asentamientos Tiwanaku, sin embargo creemos que estos colonos ubicados en los sectores de Cinto, Locumba y Mirave mantuvieron una relación comercial de intercambio de productos alimenticios y materia prima con las poblaciones formativas costeras asentadas en la desembocadura del río Locumba (Morrillos, Alfarillo y Punta Meca).

La decadencia del Estado Tiwanaku en su área de influencia (1 000 años d.C), permitió el surgimiento de señoríos altiplánicos como los Colla, Pacaje, Lupaca, Caranga, Ayaviri, etc.; y la aparición de desarrollos locales costeros en todo el ámbito de los valles occidentales del Área Centro Sur Andina. A este proceso se le denomina Intermedio Tardío y/o Desarrollos Regionales Tardíos. Los valles y la faja costera fueron ocupados sistemática y racionalmente por los diversos estilos culturales locales como: Chiribaya, San Miguel, Pocoma y Gentilar, que se caracterizaron por lograr una adecuada tecnología para la explotación de los recursos del valle, litoral marino y una permanente vinculación con poblaciones asentadas en los valles pre-cordilleranos de la región y del altiplano.

En el distrito de Ite el INC, a través del Qhapaq Ñan, ha reportado varios sitios arqueológicos con petroglifos pertenecientes a los Desarrollos Regionales Tardíos como La cantera y la quebrada Trampilla ubicados al Este de los Humedales de Ite; y los petroglifos de Punta Picata situados a unos 10 km al norte de los humedales. En otros sitios como en Icuy al norte y Punta Meca al Sur de Ite, aparecen evidencias de cerámica de superficie de los estilos costeros San Miguel y Pocoma, que eran sociedades agro marítimas, que desarrollaron una intensa actividad económica entre los valles y la faja costera, generando excedentes de producción que les permitió comercializarlos con las poblaciones de la pre cordillera de Tacna y el altiplano puneño. Tanto Ite, como la región en su totalidad fueron luego incorporados al Tahuantinsuyo a partir del año 1475 d.C. iniciándose así el denominado Período Tardío en los andes peruanos.

Derrotados los Chancas y posteriormente consolidada la alianza con los poderosos Collas del Altiplano, el Inca Pachacutec irrumpe las fronteras del Cuzco para iniciar el nacimiento de lo que fue, más tarde, el asombro del mundo: El Imperio del Tahuantinsuyo. La anexión del territorio tacneño al control Inka, es posible se haya dado durante el gobierno de Túpac Yupanqui (hijo de Pachacútec) por los años 1475 aproximadamente. Todo indica que la anexión se realizó pacíficamente. Evidencias de la presencia Inka en Tacna, la podemos observar en los sitios arqueológicos de: Peañas, Pachía, Challata, Pallagua, Palca y Huaylillas en la cuenca del valle Caplina; Sama la Antigua, Pampa Julia, Yalata, Kanamarca, Capanique, Huankarani y Qhile en la cuenca del de río Sama; Pocoma en Locumba; Los Hornos, Quebrada de Burros, Morro Sama, Punta Meca, Punta Ite y Tacahuey en el Litoral; Jucuri, Conchachiri en la zona alto andina tacneña.

Específicamente en el distrito de Ite, encontramos el sitio de “Punta Ite” ubicado sobre una terraza marítima en el extremo sur de los actuales Humedales de Ite, caracterizado por ser un sitio doméstico incaico con casas de quincha, asociado a un sector de cementerio y probable tambo. El otro sitio registrado es el Tambo de Tacahuey ubicado al norte de los humedales de Ite. No se descarta la posibilidad de la existencia del tramo del camino Inca que se desplazaba de norte a sur bordeando la faja costera, cuyas evidencias se pueden observar en el sector de Morro Sama.

En resumen, podemos decir que la arqueología del distrito de Ite aún está en un proceso de investigación y definición de su secuencia cultural. Podemos afirmar que la presencia de los períodos arcaico, formativo e Inka son evidentes, sin embargo los períodos Medio e Intermedio Tardío aún están por determinar su desarrollo en la cuenca inferior del río Locumba y el litoral de Ite.

* Arqlo. Jesús Gordillo Begazo.



PROMOCIÓN HOTEL

Banner

PROMOCIÓN HOTEL

Banner

Buscar Servicio

Tipo de Cambio

DOLAR USS
compra
venta
3.23
3.25
PESO CHILENO
compra
venta
205.40
203
Ingrese la cantidad a Convertir para comprar:
SOLES
PESOS
DOLARES
CASA DE CAMBIOS TACNA - LA MONEDA